Actualmente, la agricultura es uno de los sectores de la economía que sobrelleva más retos para cumplir con las leyes de protección ambiental, además de cubrir con los requerimientos de un mercado cada día más competitivo. Por lo tanto, se ha convertido en uno de los sectores que más requiere desarrollar nuevas tecnologías para acelerar tareas como la fumigación. Entre ellas se han incluido herramientas como los drones fumigadores.

En el sector de la agricultura, uno de los procesos más importantes es la fumigación, ya que permite controlar los insectos, maleza y enfermedades que pudieran acabar con el cultivo y ocasionar pérdidas materiales significativas. Por lo cual, el sector agrícola productor invierte gran parte de su tiempo y dinero en la realización de procesos de fumigación que le resulten efectivos. Esta necesidad fomenta día a día el ingenio nacional e internacional para producir drones fumigadores para el sector agrícola con las más novedosas características y que sean accesibles tanto para grandes como para medianos y pequeños productores.

Drones fumigadores: ha llegado la nueva era para la agricultura

El desarrollo de estas técnicas de agro tecnología permite, mediante el uso de este vehículo aéreo no tripulado, que el trabajador y productor agrícola puedan detectar enfermedades en el cultivo y fumigar rápidamente cultivos que poseen un ciclo corto, como el arroz, la palta y el banano, con velocidades que alcanzan a fumigar hasta cuatro hectáreas de terreno en 60 minutos de vuelo.

La rapidez es sin duda una de las mayores ventajas del uso de drones fumigadores. También hay que destacar el hecho de que los trabajadores del campo no se encuentren en contacto directo con los químicos tóxicos. Esto evita en gran medida los riesgos de intoxicaciones involuntarias, que en el pasado podían llegar a ser fatales. Sobre todo en personal no entrenado o poco escrupuloso.

También se ha comprobado que el empleo de drones fumigadores disminuye los costos en la producción agrícola, ya que reduce el uso de combustible que anteriormente empleaba la maquinaria pesada encargada de ese proceso. Dicha maquinaria maltrataba el terreno de cultivo y además muchas veces malgastaba químicos durante la fumigación.

Los drones fumigadores en números

La mayoría de estos drones poseen características especiales que les permiten tener depósitos de químicos de 5 a 20 litros. Estos resultan suficientes para cubrir grandes extensiones de terreno, sin la necesidad de recargas continuas. Muchas veces son capaces de detectar cuánto del producto se está empleando por planta. Por lo tanto se adapta a las necesidades del cultivo y del productor.

Estos vehículos aéreos son fácilmente ubicables por GPS, con un peso sumamente ligero. En su mayoría, este es de máximo 25 kg, variando según las funciones y capacidad de carga que tenga. Además, son capaces de fumigar hasta 8 metros de terreno de cultivo por segundo y soportar las variables temperaturas en las zonas agrícolas que anteriormente limitaban el trabajo.

Algunas desventajas 

Los drones fumigadores son fácilmente configurables en modos de trabajo manual dirigidos por controles remotos en tiempo real. De igual modo, se configuran para trabajos automáticos en zonas específicas y en una hora acordada. Mejorando así la eficiencia y la calidad de las aplicaciones químicas al cultivo con vuelos a muy poca distancia de las plantas. Pero ¿tendrán desventajas?

Sin lugar a dudas, el empleo de drones fumigadores en el sector agrícola es un gran apoyo. Esto se debe a que estos vehículos reducen el empleo de herramientas, tiempos y mano de obra. Entre las pocas desventajas de su empleo para la fumigación resalta que muchas veces son equipos sofisticados, de manejo algo complejo. Por lo cual se requiere de un adiestramiento especial del personal, para lograr aprovechar al máximo las cualidades del vehículo aéreo.

Otra desventaja radica en el precio, porque al ser equipos tan sofisticados podrían llegar a tener costos bastante altos. Por lo cual podrían resultar poco accesibles, sobre todo para pequeñas y medianas empresas agrícolas o empresas en formación.

Existen múltiples aplicaciones posibles de los drones en el sector agrícola, entre los que se destacan la vigilancia de las plantaciones, análisis de cultivo, análisis de terreno y su empleo en los planes de fumigación. En conclusión, los drones fumigadores permiten mayor control en el cultivo. Sobre todo, hacen que el proceso sea muchísimo más rápido y efectivo que en décadas anteriores.

Comentar